¿Creen Ustedes que de verdad Internet tiene la culpa de la crisis del cine español?

La presidente de la Academia de Cine, Ángeles González-Sinde, en su discurso de apertura de la XXIII edición de la entrega de los Premios Goya denunció la situación de crisis por la que atraviesa el cine español y la relacionó directamente con la proliferación de las descargas de películas por Internet.

Analizar la crisis del cine español, requiere empezar por analizar las cifras macro del sector. El primer dato que se debe considerar es que cine español, es un cine altamente subvencionado con unos presupuestos que cubren las diferentes partidas, desde el desarrollo de guiones hasta la amortización de largometrajes. El presupuesto de ayudas del Ministerio de Cultura para el 2007 fue de cerca de 66 millones de euros, de los cuales se ejecutaron más de 61 millones. A esta cifra tenemos que añadir otras ayudas directas de las Comunidades autónomas, Televisiones públicas y otros organismos públicos. Unas ayudas que en su totalidad igualan o superan la recaudación en taquilla (86,7 millones de euros en el 2007).  Es decir un cine claramente deficitario y subvencionado con los dineros de los contribuyentes.

El cine español está lleno de muchas sombras y pocas luces. Si tomamos dos ejemplos recientes, podemos observar el fiasco de «Sangre de Mayo» dirigida por José Luis Garci con una subvención directa de 15 millones de euros de la Comunidad de Madrid y una recaudación de unos 730 mil euros que se contrasta con el éxito de «REC» de Jaume Balagueró y Paco Plaza que consiguió recaudar más de 7,7 millones de euros con un presupuesto de 1,5 millones. Y en este punto, hablando de descargas desde Internet, por su público objetivo, me imagino que la película REC se ha descargado en una proporción muy superior a la película de Garci, por tanto, podríamos afirmar que la  baja recaudación de una película no está motivada por las descargas de Internet.

Y si analizamos la taquilla, observamos que, en el 2007 únicamente el 13,5% de toda la recaudación se correspondió con la exhibición de largometrajes de producción española, un 22% del total de largometrajes. Y este bajo porcentaje de taquilla no es nuevo, es una constante desde los últimos 10 años, con pequeños picos de un incremento del 5% en algunos años por el efecto de determinadas películas que superaron el listón de los 10 millones de euros de recaudación:  La gran aventura de Mortadelo y Filemón (2003), Días de futbol (2003), Mar Adentro (2004), Torrente 3 (2005), El reino de los cielos (2005), Alatriste (2006) y Volver (2006).

Es cierto que se descargan muchas películas, pero me pregunto: ¿Cuántas son de producción española?, podemos afirmar que proporcionalmente al éxito de taquilla, pero el fondo de la crisis de la industria del cine español es que, salvo excepciones, las películas españolas no suscitan el interés del espectador. Y, en este punto, la Academia del Cine, el Ministerio de Cultura y otros organismos colaterales, en vez de buscar chivos expiatorios, deberían empezar a analizar y aflorar aquellos aspectos que inciden realmente en la crisis y no vale decir que la culpa la tiene la competencia desleal de Hollywood.

Imprimir artículo

Comentarios