¿Por qué no explican la realidad?. Hacia un desempleo crónico

En una entrada anterior, planteaba la tesis de que hemos de empezar a asumir que el empleo asalariado, tal como lo conocemos hoy en día, cada vez será más escaso y aportaba algunos de los principales argumentos que, en mi opinión, avalaban dicha tesis, sobre todo en nuestro país. Una tesis que se va confirmando si vamos incorporando nuevos datos y valoraciones. No es un mero ejercicio intelectual porque detrás hay millones de personas en un sumidero cuyas esperanzas se van agotando cada día que pasa.
Los datos del mes de mayo sobre el descenso del paro por primera vez tras una 14 de meses de constantes subidas ha sido recibida con una gran alegría por el Gobierno con expresiones como un dato «positivo y alentador» que «debe ser un cambio de tendencia», que es un «aliciente» para «seguir recorriendo el camino» y encontrar la «mejor reforma laboral» para poder crear empleo «cuanto antes y, a ser posible, de mayor calidad», aunque, siempre acaban con la coletilla  de que hay que acogerlo con «cautela y prudencia».
Un descenso que obedece a dos causas, por un lado el mes de mayo, siempre ha sido tradicionalmente bueno para el empleo porque coincide con el grueso de las contrataciones de la temporada turística y, por otro lado, los 8.000 millones del Fondo de Inversión Local han contribuido a crear unos 144.000 nuevos empleos. Pero, son empleos efímeros, la mayoría de las contrataciones de la temporada turística son por un periodo que no superarán los 5 meses y, con los ajustes y recortes presupuestarios difícilmente se podrá mantener la actividad asociada a los planes de inversión municipal. En otras palabras, pan para hoy y hambre para mañana.
La pregunta que nos deberíamos hacer es ¿Con qué plan debería trabajar el gobierno y la oposición, al margen de la visión cortoplacista de los hipotéticos brotes verdes o las expectativas electorales a golpe de encuesta, para afrontar un cambio de paradigma en la tasa de empleabilidad? Porque si observamos las dificultades que está teniendo los Estados Unidos para recuperar el empleo perdido (véase gráfico) con una de las economías más dinámica e innovadora y con una regulación laboral de mínimos, sinceramente nuestro panorama, considerando nuestra estructura económica y las tasas de desempleo, a medio plazo no es nada alentador.
En el gráfico podemos observar, que después de la 2ª Guerra Mundial, de las 11 recesiones de la economía norteamericana, está última es la que ha generado más perdidas de empleo y la que tendrá una más lenta recuperación.  Porque los 400.000 nuevos puestos de trabajos creados en el mes de mayo, la gran mayoría son temporales de poca duración.

Fuente: Business Insider.
Imprimir artículo

Comentarios