Economía para Dummies. El milagro económico español

En septiembre de 2008, El presidente del Gobierno presentó una visión optimista afirmando  que “su objetivo es que la renta per cápita de España supere a la de Francia en tres o cuatro años”. En mayo de 2010, el líder de la oposición afirmo que lo que necesita el país es que vuelva el “milagro español” que fue posible cuando gobernó el PP de José María Aznar. Y lo que debemos preguntarnos es lo siguiente: ¿Cuáles son los fundamentos para que los líderes políticos realicen afirmaciones de tal calibre considerando que, se sobreentiende, cuentan con los mejores asesores económicos?
A primera vista, si observamos la tendencia de creación de empresas en el periodo 1999-2008, vemos que se crearon más de 900 mil empresas (un 136 %) con una repercusión en el crecimiento de la ocupación de cerca de 6 millones de nuevos empleos (139%), por lo tanto, en términos absolutos, nos encontramos con unos datos que podían dar pie a las afirmaciones de ambos líderes políticos.

Ahora bien, si nos sumergimos en la ingente cantidad de datos que componen la foto macroeconómica (número total de empresas y nuevos empleos) y empezamos a analizar con más detalle y pasamos de la información cuantitativa a la cualitativa, la foto empieza a ser borrosa y aflora la cruda realidad: el supuesto milagro español era un gigante con los pies de barro.
En efecto, si comparamos la evolución del sector de la construcción, directamente afectado por la burbuja inmobiliaria, con un macro sector de industrias que giran alrededor de una economía avanzada del siglo XXI observamos lo siguiente:
En el periodo 1999-2008, del total de empresas creadas, el 49% – 440 mil empresas- estaban vinculadas directamente con el “fenómeno del ladrillo” es decir,  empresas cuya actividades se focalizaban en la construcción (CNAE 45), en actividades inmobiliarias (CNAE 70) y en servicios técnicos de arquitectura (CNAE 742), no incluimos las actividades relacionadas con la fabricación de los materiales de construcción.
Mientras que, en el mismo periodo, del total de empresas creadas, únicamente el 3,5% -32 mil empresas- estaban vinculadas con el sector de una economía avanzada, es decir, en actividades relacionadas con la electrónica, hardware, software, informática y telecomunicaciones (CNAE 30-32-642-72), con actividades de I+D (CNAE 73) y con actividades audiovisuales (CNAE 921-922).

En resumen, una década dedicada a sembrar de ladrillos y alimentar la burbuja especulativa mientras que los sectores más innovadores se quedaba en los márgenes del sistema. O los asesores expertos de los líderes políticos son unos inútiles o estos últimos no paran de insultar a nuestra inteligencia.
En la serie Economía para Dummies, ya hemos publicado la entrada dedicada a la estructura empresarial española, en una próxima entrada, trataremos el tema de los emprendedores.
Imprimir artículo

Comentarios