Día 5: He estado en el hospital

Jueves, 19 de marzo. Hoy he tenido que ir al hospital. No, no es por el coronavirus, ni lo tengo, ni se le espera por el momento. He tenido que ir para recibir mi tratamiento de quimio. Como yo, hay miles y miles de pacientes que necesitan, que requieren estos tratamientos para curarse o seguir viviendo manteniendo su calidad de vida. Hoy estaba presente todo el personal sanitario y administrativo del servicio, espero que cuando vuelva a por mi penúltima sesión, dentro de veintiún días, los pueda ver a todos en la trinchera. Me he despedido de ellos deseándoles lo mejor, agradeciéndoles su atención y pidiéndoles que se cuiden porque los necesitamos.

Hemos de tomar consciencia de que en los hospitales cada año tratan a cientos y cientos miles de pacientes por enfermedades del sistema circulatorio, respiratorio, sistema nervioso, sistema digestivo, trastornos mentales y del comportamiento y accidentes de todo tipo, entre otros. Tratamientos que requieren unidades de UCI, camas hospitalarias y mucho equipamiento para pruebas diagnósticas y tratamientos especializados.También, hemos de tomar conciencia de que los afectados por el COVID-19 que requieran tratamiento se suman a la demanda asistencial con el peligro de colapsar todo el sistema de salud. Los recursos, tanto humanos como materiales, son escasos y de ahí la importancia de aplanar la curva de crecimiento de los casos, con el objetivo de mantener sostenible el tratamiento para todas las personas que requieran atención sanitaria. 

Proteger a nuestros personal sanitario, técnico y auxiliar es vital, porque si ellos caen enfermos se debilita esa primera y última trinchera contra la pandemia, también hemos de protegernos nosotros tomando las medidas profilácticas necesarias y quedándonos en casa, saliendo a la calle para lo imprescindible. Es vital porque, así, no contribuimos al colapso. Es cierto, muchos acabaremos infectados por el virus, lo importante es que no se concentre en un momento en el tiempo, que se extienda en la línea temporal para que TODOS tengamos una atención adecuada. Pues eso, por favor #QuedateEnCasa.

Hoy en Facebook, se proponía, cuando esto acabe, salir a la calle abrazando a todo el mundo como el día de la liberación de París por sus bellas imágenes. Y yo digo, sí, ocupemos las calles abrazándonos entre nosotros y, sobre todo, abrazando a todas esas personas, que han estado y están en la primera línea cuidando nuestra salud, garantizando el suministro para nuestra alimentación, manteniendo limpios los espacios públicos y a todos aquellos que no categorizo profesionalmente porque haría interminable la lista. ¡Qué todos podamos gritar c'est la Fête!


Imprimir artículo

Comentarios