Día 38: El "condón" social a base de metacrilato

Martes, 21 de abril. Sigo sin vivir esta primavera, y ya ha transcurrido un mes desde que me la secuestraron. Añoro a Nina Simone, falleció un día como hoy hace 17 años. Ella cantaba:
"Spring is here! Why doesn't my heart go dancing?
Spring is here! Why isn't the waltz entrancing?
No desire, no ambition leads me

..."

Hoy es el Día Mundial de la Creatividad y la Innovación, el cual nació en 2018 con el objetivo de promover el pensamiento creativo multidisciplinar que nos pueda ayudar a conseguir un futuro sostenible. Creo que nos va hacer falta mucha, pero mucha, creatividad e innovación para superar estos momentos que estamos viviendo.

Leo que el Consejo de Ministros aprueba un “alivio parcial del desconfinamiento” de los menores hasta los 14 años y les permite salir acompañado de un adulto para realizar compras en supermercados, farmacias o estancos, pero no contempla la posibilidad de dar un paseo. Una medida sin sentido, ya que podremos continuar sacando a pasear los perros por la calle, pero no podremos sacar a los niños. Eso sí, a los niños lo podremos meter en el supermercado, un espacio cerrado, para que estas hermosas criaturitas, grandes transmisores de los virus porque tienen una carga viral más elevada que el resto de la población y con gran capacidad de diseminar mucho las enfermedades, se van a encontrar con una población envejecida y de riesgo que ha incrementado su afluencia a los centros comerciales como forma de “estirar las piernas” durante el confinamiento. Como decía mi abuela, a este gente se les ha embebido el seso. Digo yo, por favor, dejar que los niños tomen a las calles y, así, protegemos a sus abuelos. Pero, transcurridas unas horas, sobre las nueve de la noche, el Ministro de Sanidad comunica que emitirá una orden para que los niños puedan dar paseos "cortos" sin especificar la duración de los mismos. Es decir, el Gobierno rectifica y eso lo honora. Tengo la impresión que el proceso de desconfinamiento va a ser movido: decisión por la mañana, rectificación por la tarde, pasito adelante, pasito atrás. 

Lo que si tengo claro es que estamos viviendo una crisis de gran calado y, como se va anunciando, por activa y por pasiva, la consigna para los próximos meses será: “mantener la distancia social”. Y en eso ya están poniendo manos a la obra algún que otro emprendedor proponiendo soluciones. Por ejemplo, me llama la atención la propuesta de la empresa italiana Nuova Neon Group, que ha desarrollado una posible solución para mantener la distancia de seguridad en las playas utilizando unos cubículos de plástico transparente que aíslen a los bañistas en cada tumbona. 


También podremos compartir una cena romántica para dos, eso sí, separados por las correspondientes mamparas de metacrilato que nos protegerá de posibles contagios.


Sin olvidar que nada nos impide poder disfrutar de una buena jarra de cerveza en el mostrador de un bar.



Esta propuesta de mamparas válidas para el ocio, obviamente se extenderá, ya se están instalando, por todos los sitios y actividades donde pueda existir una interacción física cara a cara entre personas.



Posiblemente la imagen más triste es la de una clase en Taiwan. Donde los niños ya empiezan a experimentar el aislamiento, la distancia social más radical como se puede observar en la imagen. El panorama no es nada alentador.



Todo apunta que vamos a entrar en una época donde las mamparas de metacrilato anticontagio se instalará en nuestro paisaje cotidiano creando y normalizando la distancia social como pauta profiláctica, las cuales actuarán como una especie de “preservativo” social. Ya ocurrió con el VIH en el terreno de las relaciones sexuales. ¿Será nuestro mundo algo más triste?.





Imprimir artículo

Comentarios